viernes, 15 de mayo de 2009

HERA


Pues... dentro de mi misma.. me considero una mujer fuerte... madre... guerrera y luchadora incansable... algo asi como entre un Hada, la pricesa Leia y una Amazona!!! jajajajajajajaja no es por hecharme porras pero hoy estaba recapacitando sobre esooo la vida te pone chingos de pruebas... pero al final te das cuenta que tu eres mas grande que tantos y tantos problemas... que el Señor en su infinita saviduria te creo y pues algo debes tener de El no???... no estoy diciendo que soy una Diosa... ni que tengo superpoderes... pero si me considero fuerte y que no debo tener miedo a nada.... a veces las mujeres no podemos darnos el lujo de abandonarnos... de dejarnos caer... no puedes permitir dar mas disgustos o pesares a los que te rodean... muy por el contrario tu estas para consolar, ayudar, apoyar... y muchas veces el unico apoyo de nosotros viene de una almohada por las noches... en la que lloramos y le contamos nuestras cosas....

Por eso hoy en mi nick de Messenger me autodenomine HERA.... por que me inspira... por que es fuerte... por que me intriga....

Les dejo un poquito de la mitologia griega... y de quien es o fue HERA para los griegos...
_________________________________________________________________
En el panteón olímpico de la mitología griega clásica, Hera (en griego antiguo —ático— Ἧρα Hêra, en jónico y griego homérico Ἧρη Hêrê) era la esposa y hermana mayor de Zeus. Su principal función era presidir como diosa de las mujeres y el matrimonio. Su equivalente en la mitología romana era Juno. La vaca y, más tarde, el pavo real le estuvieron consagrados.

Hera era hija de Rea y Crono, y fue tragada al nacer por éste debido a una profecía sobre que uno de sus hijos le arrebataría el trono. Zeus se salvó gracias a un plan urdido por Rea y Gea: la primera envolvió una piedra en pañales y le dio a Crono en su lugar. Mientras tanto, Zeus fue llevado a una cueva en Creta. Más tarde Rea dio a Crono un hierba que según le dijo le haría completamente invencible, pero en realidad le hizo regurgitar a los otros cinco olímpicos: Hestia, Deméter, Hera, Hades y Poseidón, así como la piedra. Cuando Zeus creció, desterró a Crono al Tártaro, la sima más profunda del inframundo, pues los Titanes eran inmortales y no podía matárseles.

Se representa a Hera majestuosa y solemne, a menudo en el trono y coronada con el polos (una alta corona cilíndrica usada por varias de las Grandes Diosas), pudiendo llevar en su mano la granada, símbolo de la fértil sangre y la muerte, y sustituto de la cápsula narcótica de la amapola.

Hera fue muy conocida por su naturaleza celosa y vengativa, principalmente contra las amantes y la descendencia de Zeus, pero también contra los mortales con los que se cruzaba, como Pelias y también incluso Paris, quien la ofendió al elegir a Afrodita como la más bella de las diosas, ganándose así su odio.

En Olimpia, la imagen de culto tradicional de Hera era más antigua que la imagen guerrera de Zeus que la acompañaba. Homero describía su delicada relación con Zeus en la Ilíada, en la que Hera declara a Zeus: «También yo soy una deidad, nuestro linaje es el mismo y el artero Crono engendróme la más venerable, por mi abolengo y por llevar el nombre de esposa tuya, de ti que reinas sobre los inmortales todos.» Aunque Zeus es a menudo llamado Zeus Hereo (‘consorte de Hera’)

Hera preside sobre los correctos preparativos del matrimonio y es el arquetipo de la unión en el lecho nupcial, pero no destaca como madre. Los legítimos descendientes de su unión con Zeus son Ares (dios de la guerra), Hebe (diosa de la juventud), Eris (diosa de la discordia) e Ilitía (diosa de los partos). Hera estaba celosa de que Zeus alumbrase a Atenea sin recurrir a ella (en realidad con Metis), así que engendró a Hefesto sin él. Zeus estuvo entonces disgustado con la fealdad de Hefesto y lo expulsó del Olimpo. Según otra versión alternativa, Hera dio a luz sola a todos los hijos normalmente atribuidos a Zeus y a ella juntos, golpeando su mano contra el suelo, un acto solemne para los griegos.

Hefesto se vengó de Hera por haberle rechazado haciendo un trono mágico para ella que, cuando se sentó, no le dejaba levantarse de él. Los demás dioses rogaron a Hefesto que volviese al Olimpo para liberarla pero éste se negó repetidamente. Dioniso le emborrachó y le llevó de vuelta al Olimpo a lomos de una mula. Hefesto liberó a Hera tras recibir a Afrodita por esposa.

1 comentario:

Zully Ellyane dijo...

Que como Hera te levantes fuertes y poderosa... que como Hera recuerdes siempre que tu eres reyna.. y que las reynas nunca agachamos la cabeza por que corremos el riesgo de que se nos caega la corona... te kiero!

me gusto platicar contigo por el msn.. besos