miércoles, 11 de marzo de 2009

11-Marzo

Hola a todos... que gusto tenerlos por aqui de nuevo...
El dia de hoy quiero dedicar mi entrada a aquellos que fallecieron en un atentado horrible en España... no se por que me causo tanto impacto pero quiero hacer mi pequeño tributo a esas personas que ya no pudieron continuar con sus vidas y fueron a muertas aquel fatidico dia... Hoy en Mexico el dia esta nublado casi casi lloviendo... pareceria que el cielo recuerda aquel dia del 2004 y quisiera llorar... esta por demas decir que mis animos el dia de hoy estan por el suelo...
Espero no ofender a nadie con este post... y honrar a aquellos desdichados...
__________________________________________
Los Hechos...

Madrid, 11 de marzo de 2004, 7.37 horas. Una bomba explota en un cercanías en la estación de Atocha. Apenas un minuto después se producen otras dos explosiones en el mismo tren. El caos y el desconcierto invaden los andenes y escaleras mecánicas de la terminal. Son las 7.38 cuando explotan otras dos bombas en un convoy en la estación de El Pozo y otra en Santa Eugenia. A las 7.39, cuatro explosiones más destrozan otro tren a 500 metros de Atocha. En apenas tres minutos, 10 bombas reescriben la Historia: Madrid acaba de sufrir el mayor atentado terrorista perpetrado jamás en España. 191 muertos y más de 1.500 heridos hacen imposible olvidarlo.

La capital y sus habitantes despiertan entre el caos, los gritos y sirenas que retransmiten las emisoras de radio y el horror de las primeras imágenes que dan las páginas de Internet y las cadenas de televisión.
________________________________________
Algunos testimonios de sobrevivientes

Por fortuna. Soy vecina de Torrejón de Ardoz y todos los días cojo el tren que pasa a las 7:18 o 7:21 para ir al trabajo. Pero ese jueves me entretuve en casa buscando quién había ganado 'La Selva de los Famosos'. Al acercarme a la estación, vi marcharse el tren de las 7:21; me enfadé. Cogí el siguiente. Al llegar a Vicálvaro (estación anterior a Sta.Eugenia), el tren estuvo parado 12 minutos hasta que nos dijeron que había habido un atentado en Atocha. Al llegar a la oficina, me dijeron no sólo que había sido en mi línea, sino que eran tres trenes y dos de ellos, los mismos que siempre cojo. Ésta es la segunda vez que me libro por los pelos (pusieron un coche bomba en la puerta de casa de mis padres en Madrid). Sigo cogiendo el tren todas las mañanas y me impresiona ver que los trenes van aún medio vacíos por miedo. Cristina Ortiz de Urbina / Madrid

Adiós, Livia. Adiós, Livia. Hoy me he enterado porque no he vuelto a coincidir contigo en Nuevos Ministerios. Te han matado. Sé tu nombre ahora que leo la relación de fallecidos. Sólo te conocía de vista ¡Qué guapa eras! Me gustaba tu manera de andar, tan segura, se te veía tan fuerte... Yo también estaba en el tren de Atocha, en el segundo vagón. Tardé en salir de él porque me daba miedo el pánico que tenía la gente. He tenido mucha suerte, no me ha pasado nada. Es la primera vez que doy mi opinión sobre lo que me ha pasado. Sólo deciros que aprovecharé la vida cada minuto, cada instante, por tod@s a los que os han arrancado la vida sin compasión. Siempre os tendré en mi corazón. Montse / Vallecas

Podría empezar diciendo que me llamo Ana Isabel Pérez Rincón, Anabel, tengo 33 años y soy vecina de Parla. Fui testigo directo el pasado día 11 de las dos primeras explosiones que tuvieron lugar en el tren estacionado dentro de Atocha (según sus fuentes, el C-1 21431). Salí ilesa. Ese día, como todos los días, cogí el tren de Cercanías para ir al trabajo. Cuando mi tren procedente de Parla llegó a Atocha, me dirigí a la vía 2 y me subí al tren que acababa de llegar a la estación procedente de Alcalá de Henares con destino Alcobendas-San Sebastián de los Reyes (prefiero coger este tren y no otro de los que llegan a la vía 2, porque al llegar a Nuevos Ministerios me deja en el andén más cercano al metro y así no tengo que volver a subir y bajar escaleras. Además, suelo elegir los vagones centrales que también son los más cercanos al acceso del metro en Nuevos Ministerios). Estaba esperando a que sonara el 'ti-ti-ti' que precede al cierre de puertas mientras bromeaba con F. y M., que esa mañana habían coincidido conmigo en el tren. De pronto, lo que se oyó fue algo muy distinto. Miré hacia mi derecha, en sentido de dónde venía el estruendo y vi un resplandor naranja (había explotado el último vagón). Aquello tenía una pinta muy fea. F., en un gesto de protección, nos abrazó a M. (su mujer) y a mí, pero yo no lo pensé dos veces. Me deshice de sus brazos, salí del vagón, puse un pie en el andén y otro en la escalera mecánica. Creo que me dí cuenta enseguida de la gravedad del momento porque recuerdo que pensé: "¡sal de aquí!, estás sola, ellos al menos están juntos, pero tú...". Subí como alma que lleva el diablo y cuando había llegado casi al último escalón... ¡BOOM !... Segunda explosión (el penúltimo vagón). Miré hacia atrás buscando a F. y M, pero lo único que vi fue una nube de humo gris y una persona con el brazo ensangrentado que salía de ella. Entonces, seguí andando y pensando: "no puede ser... no, no, no salgo, no salgo de aquí, no lo voy a conseguir, saldremos todos volando por los aires,... camina... sigue, sigue...". Una señora tropezó delante de mí y cayó al suelo, pero se levantó enseguida y siguió caminando. A la vez que oía mis pensamientos, a mi alrededor decían muy bajito, casi en un susurro: "tranquilos, tranquilos, vamos, vamos, venga, tranquila". Cuando por fin conseguí llegar a los tornos y alcanzar la calle, comencé a llorar desconsoladamente porque lo había conseguido; estaba fuera y estaba viva. Una señora se abrazó a mí y yo, casi sin verla, le respondí el abrazo intentando tranquilizarnos mutuamente. "Ya pasó, ya pasó...". Luego hice dos llamadas: "J. no sé que ha pasado, ha habido dos explosiones en Atocha, he conseguido salir, ahora estoy en la calle, muy nerviosa, pero estoy bien...", y "S. estoy en la calle , ha habido dos explosiones en Atocha, poned la radio, os enteraréis, voy para allá". Además de esas dos explosiones, hubo una tercera en la cabecera de ese mismo tren y además... y además...Cuando llegué a casa por la tarde, recibí una llamada de F. que por suerte, él y su mujer, al igual que yo y otros muchos más, lo podemos contar; pero la cicatriz del dolor quedará siempre en nuestras almas y el horror en nuestras mentes. F. me dijo: "este domingo nos tomamos unas cañitas y celebramos que tenemos tres días". ¡Hoy son 2 semanas!. 25 de marzo de 2004. Se ha escrito mucho y se seguirá escribiendo a propósito de lo que ha sucedido en Madrid, nuestro Madrid. Todavía, a día de hoy, no puedo creer que todo esto haya oacurrido. Los psicólogos dicen que esto es un síntoma de estrés posttraumático. También tengo esos sentimientos de culpa por estar viva y me sorprendo alegre y me pregunto: " ¿cómo puedes?", pero me dura poco y enseguida aparecen de nuevo el dolor y el miedo. LLego a Atocha todos los días, hay que trabajar, pero he sido incapaz de cruzar a la vía 2, todavía no puedo..... Ana Isabel Pérez Rincón / Parla
_____________________________________

Gracias Señor por las personas que sobrevivieron... y permite que descansen en Paz las personas que fallecieron...

4 comentarios:

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola

Me solidarizo con el sentimiento y el recuerdo. En verdad, no hay nada más deplorable que el terrorismo, venga de donde venga y por las razones que sea.

Aquí en Mérida también está nublado.

Saludos. Jabier.

Gus dijo...

Hola Laury: Gracias por recordarnos aquel fatidico dia, tantos inocentes pagando por las decisiones de gobernantes que estan en sus oficinas decidiendo la vida de millones ...

No olvidemos este terrorifico dia, pero tampoco olvidemos el nombre del mandatario español de entonces, Aznar, y su partido de secuaces, el PP, Partido popular español ...

Como decimos en Argentina: "Nunca mas en Madrid" !

Un beso grande guapa !

Zully Ellyane dijo...

Hola!... me tope con tu blog y me ha gustado mucho, espero que mi comentario no cause molestia.

Me uno por completo a tu plegaría.. y espero q en el mundo cese la violencia del hombre contra el hombre...

Un saludo... te sigo!!

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Laury
Vengo a hacerte una invitación.
Estoy dedicando esta semana a leer escritoras contadoras de cuentos y me he encontrado cosas maravillosas que deseo compartir. Te invito para que pases por mi Casa, espero que lo que estoy leyendo te guste tanto como a mí.
Un saludo. Jabier.